UMBRETE - 955 716 037 | BORMUJOS - 955 723 761

URGENCIAS - 626 651 768 | info@veterinarioslahuella.es

¿Cómo educar a tu mascota?

Una correcta educación de la mascota desde el momento en que llega a casa, es fundamental para que la convivencia sea todo un éxito. Desde el primer momento, debemos ser conscientes de que nuestra mascota ha de recibir una educación apropiada para que sepa comportarse correctamente en las diferentes situaciones de la vida diaria.

En primer lugar, debemos tener claro la diferencia que existe entre educación y adiestramiento. En el primer caso, hablamos de los buenos modales que todo animal debe conocer y practicar (hacer sus necesidades en el lugar adecuado, convivir con sus propietarios, no tirar de la correa, etc). Estas conductas, deben ser enseñadas desde que el animal es pequeño. Por otro lado, entendemos por adiestramiento aquellas conductas que, si bien no son necesarias que el animal conozca, puede ser muy útiles en ciertas situaciones (sentarse, quedarse quieto, acudir cuando se le llama, etc).

Por lo general, se educa a los perros mediante un tipo de aprendizaje asociativo denominado condicionamiento operante. En él, la frecuencia de una determinada conducta aumenta o disminuye según sus consecuencias. Si tras la conducta se le ofrece al animal un estímulo agradable, la realizará de forma más frecuente. Si por el contrario, la conducta va seguida de un castigo, su frecuencia disminuye.

Hay estudios que demuestran que el uso del castigo para educar a los perros, ocasiona más problemas de conducta que solución del comportamiento, generando agresividad y miedo, en comparación con los métodos en los que se premia al animal. Por lo tanto, es preferible utilizar la técnica del refuerzo positivo. No hay que castigar físicamente al animal cuando hace algo que no debe, ya que esto sólo provocará temor o agresividad.

Los perros poseen una gran habilidad para interpretar nuestros gestos y el tono de la voz, aunque difícilmente entenderán el significado de todas nuestras palabras. Por eso, bastará con enseñarles sólo unas pocas que sean útiles.

La mejor recompensa que puede recibir cuando hace algo bien es una caricia, palabras cariñosas o un poco de comida y siempre, inmediatamente después de que haya hecho lo que le hemos pedido.

Errores que hay que evitar

1. Dejar suelto al cachorro por la casa cuando no está el propietario, ya que puede dedicarse a destrozarlo todo.
2. Castigar al animal a destiempo.
3. Dejarlo dormir en la misma cama que el propietario o que se suba al sofá.
4. Reforzar conductas inapropiadas
5. No socializarlo con personas y otros animales
6. No ofrecer los juguetes adecuados a la mascota desde pequeño
7. No acostumbrarlos desde cachorros a subir al coche
8. No aprender a utilizar correctamente los diferentes collares y correas. Ambos pueden ser muy prácticos, pero no servirán de nada si el animal no se lo quiere poner.

En definitiva, educar a un animal es un proceso algo complejo que requiere paciencia y dedicación. En esta educación, ha de intervenir toda la familia de forma homogénea, para no lanzar mensajes contradictorios al animal. Hay que pasar tiempo con él para que conozca y confíe en nosotros.

Cualquier duda que pueda aparecer durante la educación del cachorro, se debe solucionar de forma inmediata. Lo mejor es pedir ayuda y consejo a vuestro veterinario de confianza.

Fuente: Colegio Oficial de Veterinarios de Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *