UMBRETE - 955 716 037 | BORMUJOS - 955 723 761

URGENCIAS - 626 651 768 | info@veterinarioslahuella.es

La obesidad en perros y gatos

La obesidad es una patología que afecta seriamente a la salud de los animales, reduciendo su esperanza de vida. Se trata de la acumulación de un exceso de grasas en el organismo. Dicho de otra manera, es el cuando el aporte de energía consumida supera al de la energía gastada, quedando almacenada en el cuerpo del animal.

La alimentación en las mascotas no puede ser tratada como una muestra de amor y afecto. El propietario debe seguir una serie de recomendaciones del veterinario a la hora de escoger el alimento que va a suministrar a su mascota. El profesional sabe qué producto necesita el animal en cada etapa de su vida y le recomendará el más adecuado. Por tanto, la comida que damos a nuestra mascota, tiene que estar adecuada a ella y se deben vigilar las dosis de comida que realiza durante el día.

El  riesgo de contraer obesidad, aumenta con los años y también según el tipo de raza del animal. La esterilización puede ser también un factor influyente en la aparición de obesidad en los animales.

Por lo general, la obesidad se evalúa de acuerdo con el índice de condición corporal (ICC). Por ejemplo, cuando el perro está obeso las costillas no se palpan, no se observa la cintura que separa el tronco del abdomen y no existe retracción abdominal.

Como consecuencia de esta enfermedad, las mascotas obesas y con sobrepeso, pueden tener serios problemas de salud y su esperanza de vida se reduce notablemente. Estas son algunas de las principales alteraciones asociadas a la enfermedad:

  1. El exceso de peso carga los huesos y puede provocar cojeras o artritis
  2. El corazón se ve obligado a realizar un sobreesfuerzo por bombear la sangre, por lo que la presión cardíaca aumenta.
  3. A los animales con sobrepeso les cuesta más trabajo respirar porque la grasa se acumula en el abdomen y presiona el diafragma
  4. En las hembras, puede llegar a alterar el ciclo sexual.
  5. El hipotiroidismo o síndrome de Cushing puede aparecer en las mascotas como consecuencia de la obesidad.

Para evitar la aparición de la obesidad en nuestros animales, debemos poner en práctica una serie de hábitos saludables:

  • Limitar la cantidad de alimentos que damos a nuestras mascotas a lo largo del día
  • Realizar ejercicio de forma habitual según las habilidades y condiciones físicas de la mascota
  • Ofrecer el alimento en horas regulares y crear un hábito de alimentación horario
  • Limitar las golosinas
  • Ofrecer una estimulación adecuada para evitar que la mascota coma por aburrimiento
  • No ofrecer comida de humanos o mientras comemos, por pena o por no tirar las sobras a la basura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *